Relatos

En esta sección puedes contarnos las historias que te hayan pasado yendo de cruising o relatos inventados que desees compartir con los usuarios de esta web.

2.421 respuestas a Relatos

  1. Sergio dijo:

    Hola me llamo Sergio, soy un chico de 25 años. Nunca he tenido relaciones sexuales, ni con chicos ni con chicas, y quería tener mi primera experiencia sexual. Pero no sé como hacerlo, algún consejo?

    • mamon dijo:

      pues primero de todo decirte que seguramente no será la mejor experiencia de tu vida.
      luego debes saber lo que buscas, si tio o tia… y sobretodo seguridad y no fiarte de todo lo que escriben o te digan por las redes sociales.
      Ánimos y suerte!

      • Sergio dijo:

        Me imagino que no sera como uno espera y que suele ser bastante incomodo o eso me han dicho, pero la verdad es que quiero experimentarlo.
        Busco tío, soy gay. Eso es lo que busco seguridad, poder encontrar a alguien en quien confiar y poder tener mi primera experiencia. Tampoco he tenido la suerte de que alguien me escriba o me digan algo por las redes sociales.
        Muchas gracias por los consejos

    • Manuel dijo:

      Hola Sergio yo tío de 47 si quieres hablamos y vemos suckingmmg69@gmail.com

  2. G dijo:

    Increíble lo que sucedió el verano del año pasado. Acabados los exámenes y currando en una escuela de verano con críos, esos meses se apetecían bastante agradables. Por las tardes después de comer iba con algunos amigos a la playa. Cogíamos el coche y en 10 minutos nos plantábamos allí.

    Me llamo Sergio, tengo 20 años, soy bajito, 1,72 m. y de cuerpo bastante normalito, el gimnasio no es lo mío. Pero el verdadero protagonista de la historia es Luis un chico de 21 años primo de mi mejor amiga. Nos conocíamos desde hacia varios años, él sabe de mis gustos hacia los chicos, y siempre está bromeando sobre ello. Nunca me enfado, ya que se que no lo hace como burla, y siempre estamos de coña.

    Luis es un poco más alto que yo, unos 175 cm más o menos, moreno y de cuerpo bastante fibradillo, aunque sin pasarse demasiado. Él esta saliendo con una chica desde hace un año, que también forma parte del grupo de amigos.

    Varias veces antes de ese verano, al ir un poco bebidos en alguna fiesta en su casa le tiraba un poco los trastos, puesto que el chaval me pone burro a más no poder. A su novia no le molesta, ya que sabe que estamos en confianza y que nada va a pasar. En alguna ocasión Luis se quedaba en ropa interior y yo me quedaba embelesado contemplando el enorme bulto de ahí abajo. De hecho, siempre esta presumiendo de su gran miembro, haciendo ostentación de su paquete. Y claro, yo no puedo con él. Esa imagen del tío buenorro heterosexual que se regodea delante de sus amigos gays me puede. Señoras pajas me he hecho pensando en lo que puede haber ahí abajo.

    Creo que más que ponerme él en sí me ponía su manera de ostentar su enorme trozo de carne.

    Pero no fue hasta el verano pasado cuando puede contemplarlo. Uno de los días que íbamos a la playa, Luis se apuntó, aunque no tenía bañador en casa, por lo que cogí uno de mi casa para prestárselo. Al llegar a la playa, ni corto ni perezoso, Luis se quitó los pantalones y los gayumbos para poder ponerse el bañador. Uno no es de piedra, y como es de suponer, me quedé mirando el rabote que exhibía. Como ya se podía deducir de otras veces, pude comprobar que no se quedaba corto con su pollote. Estaba flácido, y apenas lo pude ver 3 segundos, pero esa imagen me estuvo perturbando varios días. Ese trozaco de carne bamboleándose ante mí para desaparecer entre mí bañador al instante. Por cierto, bañador que aún tiene él…¡si es que no se le puede prestar nada!

    El verano continuó, varios días más de playa, aunque sin poder volver a ver su polla, ya que ahora tenía mí bañador y lo llevaba de casa puesto. Por lo menos me conformaba con vislumbrar el bulto de su bañador.

    Luis es muy abierto de mente, y siempre me cuenta sus problemas o dudas sexuales con su novia actual u otros rollos de antes, además de preguntarme a mí por mis relaciones con los hombres. Siempre dice que si fuera gay se enrollaría conmigo, y eso me mata. Yo no me quedo corto y le sigo el juego, pero no pasa de ahí. Simples palabras.

    Un día vinieron unos cuantos amigos a mí casa a cenar y pasar un rato bebiendo y jugando a lo que fuera. Mis padres estaban fuera unos días, por lo que algunos de ellos se quedaban a dormir. A medianoche la novia de Luis se enfadó por alguna chorrada y se piró a su casa. Estuvimos un rato charlando y bebiendo, hasta que se hizo muy tarde. Algunos colegas se subieron a las habitaciones a dormir.

    Nos quedamos solos Luis y yo, jugando al Stratego. En un momento le pregunté:

    Oye tío, ¿qué ha pasado con Berta? Siempre estáis igual macho.

    Mira, ni me hables. Siempre se pone igual cuando bebo un poco. Como ella no bebe pues le jode que yo lo haga. – Dijo Luis.

    Bueno, como al final, siempre os acabáis reconciliando. En el fondo no podéis vivir el uno sin el otro.

    Que va tío, me la quiero un montón, y se que estoy enamorado de ella. Pero es que tiene cosas que no me gustan. No me deja espacio.

    Si haces lo que quieres siempre, tío. Mejor que con ella no podrás estar con nadie. Pero bueno, es una decisión tuya.

    Si ya se que con ella la vida es muy fácil, pero es que hace tiempo que nada de nada. Esta perpetuamente enfadada conmigo….y claro de sexo ya ni te digo. Nada de nada. Hace como dos semanas que nada…y yo necesito descargar.

    Joder macho. Pero si dices que los días que no quedas con Berta te la cascas…

    Eso era antes. Ahora me contengo, para que no se pique. Pero no sabes lo que me cuesta.

    Pues nada tío. Sólo toca cascársela. – Dije en coña.

    Ya, más te gustaría a ti, so maricón…que se que estas deseando vérmela.

    Bueno, ya sabes que si que me gustaría vértela…bueno, y pajeártela y mamártela…

    Yo con tal de descargar ya sabes que no tengo ningún problema.

    Pues venga, ya sabes si quieres sácatela y haz lo que quieras, estas como en tu casa.

    Sin cortarse un pelo, Luis se bajó los pantalones y se quitó la camiseta, quedándose en slips. En esos momentos yo ya estaba bastante cachondo viéndole el pedazo de bulto que se le marcaba. Era tan grande que bajo el slip, la polla estaba ladeada hacia la derecha, llegando la punta hasta el borde lateral del gayumbo.

    Fue hacia un lado del comedor y cogió un pantalón corto de pijama. Se quitó el slip, quedándose completamente en pelotas. Pero la visión duró poco, puesto que se puso de seguida el pantalón.

    Tío, menudo pollote. No me provoques que no me contengo. – Dije sin dejar de mirar su pene dentro de ese minúsculo pantalón, observándolo mientras se dirigía de nuevo al sofá.

    Anda…anda, calla, que como me desaté te violo aquí mismo. – Dijo tocándose el rabo por encima de la tela.

    Ya sabes que no me molestaría.

    No sabes cuanto daría por que Berta estuviera aquí para chupármela, y no una nenaza como tú.

    No se yo quien es más nenaza, no sabes lo que yo triunfo, cabrón.

    Ya…seguro. Con esa minipolla que debes tener todos los tíos deben asustarse, pero en el mal sentido.

    Ya….lo que tu digas…

    Pues vamos a verla, tío listo.

    En ese instante se levantó y de repente saltó al sofá donde yo estaba, intentando quitarme los pantalones. Estábamos bastante contentillos por el alcohol, y como el pantalón que llevaba era de pijama con goma elástica, no le costó mucho sacármelo.

    Yo me dejé hacer…iba bebido, pero sabía lo que me hacía. Y creo que él también.

    Mi bulto en el boxer era bastante pronunciado, debido a que estaba cachondo como una perra.

    Tío…estás todo empalmado…creo que no soy el único que necesita un pajote. – Dijo Luis apartándose de mí.

    No te jode el desgraciado. Me pones toda la polla en la cara y quieres que me quede como una piedra?

    Ya te digo que necesito descargar…así que en el fondo no me importa que me la pajees tú. – Dijo Luis para mí sorpresa.

    Um…joder macho…lo dices en serio? Y Berta?

    ¡No tiene por que enterarse!

    Acto seguido se bajó el pantalocillo, dejando ver su monstruo. Ese monstruo que estaba más crecido que hacia un minuto. Estaba medio morcillona.

    Luis se estiró completamente en el sofá.

    ¡Va! A que esperas!? – Dijo Luis tocándose de nuevo la polla. – ¡Es toda tuya!

    No me lo podía creer, tenía aquella cosa ante mí. Un trozo de carne que sabía que medía 21 cm, ya que siempre presumía de pollote. Me situé justo al lado suyo, en el suelo. Cogí su polla y empecé a pajearla. No estaba del todo dura…y el prepucio no se le bajaba del todo…por lo que me daba miedo hacerle daño.

    Luis, al ver que estaba un poco cohibido se ensalivó la mano y se la refregó por la punta.

    Ahora ya puedes…venga coño-…sin miedo…

    Su cipote estaba ya en todo su esplendor. Una cabeza bastante grande y brillante, y el resto de la polla grande y gorda. Era como un sueño hecho realidad.

    Empecé con un vaivén de muñeca, mientras veía a Luis con los ojos cerrados y bastante cachondo. La posición en la que estaba era bastante incómoda, por lo que me subí al sofá, situándome entre sus piernas. Unas piernas peludas, al igual que sus huevos. Desde ahí tenía una visión mucho más completa de su mástil.

    Luis se levantó un poco, y con su mano cogió mi cabeza, inclinándola hacia delante. Era lo que esperaba…

    Me recliné de rodillas, situando mí cara justo delante de su polla. Cogí el vergote con una mano y sin miramientos me la metí toda. Bueno, lo que pude, que creo que no era ni la mitad. Su sabor era estupendo. No sabía no a rosas ni a gloria, tenía un olor a hombre, a macho…me encantaba…y me ponía aún más palote de lo que podía estar ya.

    Por momentos, dejaba de mamar y bajaba mi lengua por todo el tronco, hasta llegar a meterme sus huevos en mí boca…

    Joder Sergio, ¡lo haces mejor que la puta de Berta! – Dijo Luis entre jadeos.

    No estuvimos así ni 5 minutos cuando me apartó bruscamente.

    No me quiero correr aún.

    Me cogió por la cintura, levantándome del sofá y bajándome el boxer, dejando mi polla al descubierto.

    Bueno tío, tampoco la tienes tan mal. Es gorda…y eso es lo que mola, ¿Verdad?

    16 cm no es que sea gran cosa…pero es lo que hay.

    Agarrándome por el culo me empujó suavemente contra el sofá de enfrente, dejándole todo mi culo a su vista.

    Ahora vas a ver lo que es bueno, ¡perra!

    Con un dedo intentó dilatarme el ano, pero no pudo, se notaba que no tenía mucha experiencia en petar culos. Directamente puso la punta de su polla en mi ano. Me temía que eso iba a doler mucho, por lo que agarré un cogín y me lo puse en la cara, para amortiguar los gritos, no fuera a ser que se despertara alguien del piso de arriba.

    Su polla no estaba del todo dura, por lo que se la empezó a pajear un poco. Intentó de nuevo que entrara, pero sin éxito.

    Luis se desesperaba y yo no quería perder la oportunidad de tener a ese pedazo de tio dentro de mí, por lo que me dilaté yo mismo el ano con un par de dedos y saliva. Luis se dispuso a meterla. Eso dolía mucho…joder si dolía…pero tenía que aguantar. Consiguió meter el ancho glande…ahogando mis gritos como podía. El resto de la verga pasó con más facilidad.

    Era una postura un poco incómoda, pero me sentía tan bien siendo cabalgado por ese jinete con su enorme montura que poco importaba que me estuviera clavando en la barriga todo el brazo del sofá. Al principio, el movimiento de penetración era bastante torpe, pero al pillar velocidad el placer era de los dos.

    Luis agarró mi culo con las dos manos y empezó a meterla y sacarla con más fuerza. El dolor que sentía pasó a ser éxtasis. Notaba sus pelotas golpeando las mías, era una sensación incomparable. Yo estaba a punto de correrme sin apenas tocarme, pero en ese momento Luis empezó a ir más y más rápido en su movimiento, hasta que empezó a jadear como un animal. Noté como toda su leche inundaba mi interior. Se recostó sobre mí, dejándose caer exhausto. Al bajársele la polla, se apartó para sacarla de mi culo. Fue una sensación increíble, notar como ese largo cilindro iba saliendo poco a poco de mi interior. Todo el semen y la sangre empezaron a salir, recorriendo mis piernas.

    Luis se estiró en el sofá. Yo mientras me pajee mirándole. Esa polla peluda y flácida, que justo había estado partiéndome en dos fue todo lo que necesite para correrme como nunca antes lo había hecho.

    Luis se quedó sobado en esa posición. Desnudo boca arriba en el sofá. Yo mientras me duché y seguidamente le tapé para que nadie le viera en esas condiciones.

    Siempre será el polvo de mi vida…aunque él no quiera hablar de ello. Difícil será superarlo.

  3. Alex dijo:

    Me encantaría publicar un relato real si encontrará lo que busco aunque es difícil, hace tiempo que me da morbo follar con algún chico femenino, pasivo sin vello, tengo 47 años soy guapo con buen cuerpo 1.75cm y 78k y nada mal dotado

  4. Gus dijo:

    El recepcionista
    La pequeña recepción permanece con la puerta abierta y por ella se cuela una ligera brisa fresca en esta tarde de verano. Rubén intenta aprovecharla mientras revisa las cuentas del hostal. ¿Están todas las facturas pagadas? ¿Por qué el pedido de magdalenas solo tiene sabor a plátano? ¿A quién le gustan los muffins de plátano?

    Está cansado, pero aún le quedan unas horas de trabajo. Mira el reloj. Los chicos de la habitación 9 se retrasan. Habían asegurado que iban a llegar antes de las siete de la tarde y ya son y cuarto. Rubén suspira y reza para que no aparezcan a las doce de la noche. No quiere quedarse hasta las tantas.

    Sin embargo, como si alguien hubiera escuchado su deseo, una voz le saluda desde la puerta. Allí están, al fin, y con una disculpa por llegar tarde. Eso no es habitual y lo agradece. Lo tendrá en cuenta, siempre tiene en cuenta cuando un cliente se porta bien. Luis y Xoán, apunta los nombres mentalmente. Lo bueno de un hostal de apenas diez habitaciones es que puede aprenderse los nombres y dar un trato más personalizado; los clientes alucinan cuando ven que los recuerdan.

    Les informa de cómo llegar a la habitación (subiendo las escaleras o en la primera planta por ascensor, a mano derecha) y les da un mapa de la ciudad por si quieren a hacer turismo. Les avisa de que solo tienen una cama, como habían pedido, y ambos sonríen agradecidos. Rubén sonríe también, no por la inercia que le da su trabajo de recepcionista, sino porque realmente le inspiran cierta simpatía. Son guapos, tienen ese brillo en los ojos de la ilusión del primer viaje en pareja. No hace falta que se lo digan, ya lo ha visto muchas veces. Rondarán más o menos su edad, menos de treinta y cinco, seguro.

    Cuando Luis y Xoán se suben en el ascensor, Rubén aún mantiene la sonrisa. Sin querer pero consciente de lo que se va a encontrar, dirige la mirada a las cámaras de seguridad. Allí están, comiéndose a besos en el ascensor. La mano de Luis baja por la espalda de Xoán y lo agarra del culo mientras este le muerde el cuello. Casi puede oír el gemido a través de la pantalla.

    Pero el trayecto es corto y las puertas se abren. Luis y Xoán caminan por el pasillo y desaparecen en su habitación. Rubén tiene que volver a las cuentas del hostal. Observa los papeles ante él sin saber por dónde empezar. Ha perdido el hilo por completo, pero no es el único problema que tiene: una erección palpita en sus pantalones.

    Puede tomarse un segundo de descanso. Así que saca el móvil y abre la aplicación de la careta amarilla, esa que casi nadie admite usar pero que casi cualquier tío gay suele tener instalada en su móvil. Mientras recarga la lista de usuarios cercanos, comprueba los mensajes sin leer: el pesado de siempre al que no sabe por qué no ha bloqueado; el chico majo que siempre le da largas para quedar pero con el que sigue hablando; una polla sin nombre, sin saludo y sin cara…

    Nada interesante. Aunque la polla está bastante bien.

    Uno de los perfiles capta su atención. Por su cercanía y porque reconoce las caras del perfil. No le da tiempo a reaccionar cuando ve que tiene un mensaje: «el servicio de habitaciones se pide por aki? Jajjaja».

    Rubén se sonríe. Siente cómo el rubor se apodera de sus mejillas y no es precisamente por el calor de la tarde de verano. «Depende del tipo de servicio que queráis», responde. La foto que recibe a continuación, acompañada de la frase «pues lo mismo podrias echarns 1 mano» despierta en él un interés aún mayor.

    No debería, son clientes. Lo sabe. Pero no puede evitar imaginarse entre esos dos cuerpos desnudos, colgado de los labios de Luis, sujeto por los brazos de Xoán. Reconoce en la foto las sábanas de la habitación del hotel, la mesilla de noche. Se la acaban de tomar y él no piensa perder la oportunidad.

    Cierra la recepción con la esperanza de que nadie llame al timbre en la próxima hora. Y sube las escaleras con un par de toallas limpias… y una coartada por si alguno de sus compañeros revisa las grabaciones de seguridad. Cuando toca la puerta de la habitación, Xoán le abre casi en el acto.

    —¿Quieres pasar? —pregunta con un gesto del brazo, mostrando la habitación y el cuerpo desnudo de Luis en la cama.

    Y Rubén cede. Cede y se deja llevar por las caricias a cuatro brazos que le despojan de la camisa, de los pantalones, de los calzoncillos. Se deja llevar y besa y roza y muerde. Y agarra y aprieta esos cuerpos que parecen hechos para él, cincelados en un mármol de piel prohibida. Porque no debería estar allí, son clientes. Y eso solo hace que los desee más.

    Xoán le agarra de las caderas y entra en él con suavidad, mientras Luis lo mira a los ojos y lo besa con fuerza. Y Rubén gime, gime dentro de la boca de Luis cuando la polla de Xoán está por completo dentro de él.

    Aún le quedan dos horas de jornada laboral, alcanza a pensar en un instante de lucidez, pero la dureza de las horas de trabajo se ha trasladado a los cuerpos de sus huéspedes. Allí, entre los cuerpos de Luis y de Xoán, podría pasarse el resto de la tarde y de la noche. Adivinando, quizá, a quién le gustan los muffins de plátano

  5. Tuzorrita dijo:

    Hola, soy pasivo joven buen físico, me encantaría que me vistieran de nena y ser una zorrita, me encanta el morbo los juegos, el vicio, doble penetracion y garganta profunda dejo mail CDZorritaPMI@hotmail.com

  6. Luis29 dijo:

    Hola buenas me he separado despues de 8 años con la misma pareja y me encantaria quedar por primera vez con CD y transexuales para lo que surja ❤ gracias!

  7. Trolls dijo:

    Una pregunta hay un gym Happy en calle caro que está 24 hs abierto hay tema por la nocturna alguien es socio ?

  8. Carlos dijo:

    Escríbeme a mi mail:
    karlamkart@hotmail.com
    Un saludo

  9. pasivo 34 dijo:

    Hola bue dia. busco activo o bisx act para quedar ahora. tengo sitio. discreción total.

    • José dijo:

      Busco bisex sin vello o CD para 1ª experiencia
      Casado morboso

      • Nadia dijo:

        Hola! Soy CD – escríbeme Nadia.Crossdresser@gmail.com

        • GladiadorMallorquin dijo:

          Ya que estamos en relatos ahí va la transcripción del último polvo disfrutado:
          Mañana de viernes después de semana larga de trabajo sin poder disfrutar de una buena polla…mi primer mensaje de la mañana es de un conocido que vive cerca…
          – bon día y una foto de su paquete de 20 gruesos centímetros …
          – dame media hora , respondí …
          Entre en la ducha realmente empalmado…buena limpieza y lavativa profunda Para poder disfrutar de un macho
          Me puse mi suspensorio de látex negro que realza mis generosas nalgas y las comprime.
          Chándal gafas de sol y derecho a casa del amigo …me lleve todo lo necesario para lo que sospechaba me esperaba
          Al llegar me recibió con un morreo eterno y sus manos en mi culo …yo no tarde en intuir el bulto de su rabo contra mi ombligo y un gesto de mi macho me indicó el camino del placer …baje su chándal lentamente y su polla quedo al descubierto apuntándome a mi …la agarre con una mano y la escupí con ganas …Luego extendí con mi lengua todas las babas por su glande enorme cómo una seta !

          Me desnude para el y me puso contra la pared , lamiendo mi ano podía sentir su lengua revoltosa dentro de mi …estaba palpitando mi esfinter y se abria al paso de las lamidas de mi amante…que poco tardo en arrimar su rabo a mis nalgas…
          Las primeras cachetadas con su rabo duro se convirtieron en una paja entre mis nalgas llenas de lubricante …yo entregado a darle placer a ese macho me senté encima y le hice una paja con las nalgas bailándole encima …

          Me levanto del sofá y me llevo a su cama mientras yo untaba mi culo de gel para dilatar el me guiaba por el pasillo jurando que tendría cuidado cuando me estuviera penetrando …iba derecho a ser rellenado por 20cm gruesos de carne en barra y este no iba a ser más cuidadoso que ninguno de los anteriores que juraron lo mismo …
          Era consciente de que si lograba meterme toda esa verga dentro, si lograba aguantar las primeras embestidas y soportar el dolor de ir abriéndote para tu amante, entonces el polvo sería épico. En mi mente solo tenía que aguantar las primeras enculadas …y luego una vez entregado a ese misil …disfrutar de sacar hasta la última gota …

          Con estos pensamientos y de la mano De Diego …llegamos a su cama donde me esperaban sábanas limpias y caja de 12 de gomas …como buen activo …la responsabilidad del lubricante se la da al pasivo y si este no trae…en fin el activo más feliz

          Nos tumbamos en la cama y el me pidió dejarme el suspensorio …el jugaba con mis pezones y yo…

          Ayudadme a elegir final de la historia:

          Fina1: hago una mamada de una hora sin usar las manos , llenando todo de saliva , garganta profunda en cada tragada, corrida facial y semen tragado

          Final 2: Diego saca un condon y me hace ponerlo con la boca para lo que aprovecho y le meto varias tragadas hasta los huevos y lo enfundo .
          Me pone en misionero , a 4 patas , le cabalgó , se saca la goma y se corre en el ano , restos de semen tragado

          Final 3: Diego se come mi culo mientras lo combina con paja en las nalgas y me clava un dildo grueso , termina su paja Cuando a punto de correrse me meto su glande a pelo y se viene dentro . Restos de semen tragado

          El final que más queráis , lo desarrollaré con TODO DETALLE!
          Vivan los relatos
          Salidos

    • Manuel dijo:

      Hola pasivo 34 yo 47 años discreto serio y limpio

  10. Vivero dijo:

    Si alguien le apetece guarrear un poco en los baños del Corte Inglés el lunes. os dejo mi correo… Es la primera vez os Leo y me pongo a 1000. chicovivero87@gmail.com.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s