Relatos

En esta sección puedes contarnos las historias que te hayan pasado yendo de cruising o relatos inventados que desees compartir con los usuarios de esta web.

2.452 respuestas a Relatos

  1. Cuarentena dijo:

    Con esta cuarentena y tamto tiempo libre se bienen algunos recuerdos ala memoria. Yo ya soy madurito 55 añs, casado con hijos. Pero recuerdo cuando tenía 20 años, yo un chaval joven y soltero. Muy tímido educado, trabajador. Todo eso lo sigo siendo pero ya mayor. Bueno pues como toda la jente tenía mis amistades, en tre esas amistades avía un matrimonio. El 45 y ella umpoco más joven. Teníamos muchidimacomfianza, yo aveces comía en su casa, toma amos algo en el bar ectra. Con tanta timidez yo ni siquiera teni novia, bueno pues un cierto día la mujer por. Otivos de familia se tubo que ir ala península dos o tres días al siente de irse me encuentro jóse su marido el cual me dice. Oye es sábadluego súbete a mi casa que como no está mi mujer por lo menos tomamos algo viendo el fútbol y me haces umpoco de compañía. Ah vale pues luego boy, así lo hice, subo nos preparamos umpoco de picar y unos vinos. Comentamos el partido umpoco y yo le digo que meboy a ir para que el se vaya a descansar, el médico hombre es sábado que prisa tienes mira vamos a tomar unas copias más y mientras podemos un video porno, q te parece, bueno vale ledigo, total se pone el video nos ponemos atentos ala peli y ya casi la mitad se levanta yeva, yo como en mi casa avía confianza 5 minutos vuelelve pero en eslip, se avía casi dsnudado, claro yo pienso q quiere acostarse y le digo acuéstate esto pasa a tarde yo me boy. Noo yo no quiero acostarme lo que pasa es que estoy más cómodo y encima con la peli jejeje tu también te a aponer cómodo que estamos solos no pasa nada, venga sacate la ropa no sea un cortado, bueno con vergüenza mquedo también en eslip, pero claro vendo el porno la tenía dura, y en un momento veo que no e quita ojo y tiene su polla fuera, yo no doy importancia alguna pero de vez ecuando se arrima a y me rozaba s polla como no queriendo, sigue sin importarme no e imagino nada. Ubo un momento yo me quede frito estaba cansado y también avía tomado uns cpas, cuando me doy cuenta noté que me estaba tocando pero muy suave, me acariciaba la entre pierna bajándome el eslip, yo sentía vergüenza pero me estaba gustando entonces me hice más el dormido, el sigue lamiendome los pezonez bajando por mi barriga y los huevos. Yo no podía más y tube que gemir, sabe que me gusta no es tonto.me drsnuda del todo y el ya estaba empalmadismo ymepide quemedje acariciar que a él le gusta yo me sentía muy cómodo y le digo que siga umm. No quedó un centímetro de mi cuerpo sinlamer y yo me derretida de placer luego se la metió en la boca y no duré nada, me corrí enseguida e su cara y boca. Pero ahora faltaba el y se pone encima mío pasando supolla por mi pechoyjuntandola con mipolla. Mela puso en la boca yo mela tragaria entera pero tenía vergüenza, se la lami el capullo y se corrió encima d mi barriga y pecho. A día de hoy nunca más lo e vuelto hacer, fue una una única vez. Ellos se tuvieron que ir por cosa familiares, y hoy después de 35 años lo recuerdo y me e palmo, la culpa de la cuarentena que pensamos muchísimo. Pero creo que lo repetiría.

  2. Romualdo dijo:

    El siguiente relato que os voy a contar es más la proyección de una de mis profundas fantasías que me gustaría compartir y que espero cumplir, algún día.

    Debo decir, para que os hagáis un poco un día, que soy una persona que siempre ha tenido clara su orientación hacia las mujeres, de hecho, a día de hoy y desde hace años, con novia, sigo disfrutando de una vida sexual activa y siempre lo he hecho con mujeres, al cuál nunca voy a renunciar.

    Dicho esto, esta fantasía recurrente es bastante concreta y debo admitir que es de esas que debo vivir antes de morirme… se puede ilustrar muy bien con lo que me ocurrió el otro día.

    Me llamaron por teléfono al trabajo, y debido a esta situación del coronavirus, debo asesorar un poco sobre este virus y las restricciones que hay… y me llamó un chico que con voz joven, levemente afeminada y aterciopelada, a la vez que pausada y casi tranquila; correcta, adiviné rápidamente que era gay. No hizo falta que lo dijera ya que cuando me preguntó en qué condiciones podía trasladarse a la casa de su “pareja”. Mientras le intenté responder con total naturalidad, mi imaginación voló a mil suponiendo que la situación cambiase de repente cuando en vez de ignorar todo aquello le dijese, “mientras tanto, ¿te gustaría que este macho te fuese a visitar?” Y que su respuesta, siguiendo con ese tono dulce dijera con un tono misteriosamente seductor: “ay… pues no me importaría”, que acto seguido me diera su dirección y que esa tarde de abril soleada fuese dejando paso a la noche mientras mis deseos más salvajes se acercan a la realidad.

    Aunque ya le imaginaba como era por su voz, mejor sería cuando al tocar la puerta su imagen se descubriera hacia mi: un chico de entre 25-30 años, con pluma, delgado, pelo con un poco de inspiración “emo”, sin más pelo en ningún sitio y con esa proyección suave y aterciopelada que había imaginado. De hecho, en mi imaginación me abría la puerta en una bata fina de color azul oscuro, y la casa oliendo a un ambientador perfumado suave, se iría descubriendo hacia mi mientras me invitaba a pasar dejándome su espalda como en un mensaje inicial que captaría rápidamente. Por el pasillo, con varias puertas cerradas a los lados se llegaba a la cocina integrada con un salón pequeño que acababa en una cristalera, que daba directamente a una terraza con vistas parciales al mar. “¿Quieres algo de beber” me pregunta mostrando una pícara y leve sonrisa mientras abre una botella de vino blanco espumoso fresquito, a lo que digo que sí, claro. Bebo tranquilamente, me paro ahí de pie y la verdad que en este momento estoy un poco, como decirlo, cortado, pero a la vez decidido. No tengo ninguna prisa… él tampoco. “Paciencia” pienso. Pone un poco de música suave y cuando me llena un poco más el vaso, aunque no me lo haya terminado, me sirve un poco más, creo yo para poder romper un poco el hielo… caen unas gotitas en mi dedo pulgar y disculpándose lo limpia con la boca, nos reímos levemente porque sabemos lo que va a venir… cogiendo impulso en ese momento mi mano izquierda coge su muslo derecho y con fuerza su pecho delicado y el mío se juntan desatando esa electricidad típica que uno se puede imaginar. El morreo es espectacular, sobre todo porque yo no esperaba que unos labios del mismo sexo puedieran tener un sabor tan dulce. La pasión se desata en ese momento y el morreo se conjunta con el resto de manos que empiezan a palpar el resto del cuerpo, mi boca baja por su cuello hasta que como parte de ese juego de seducción, él se aleja un momento, con una sonrisa, dejando la situación en pausa, y se vuelve a colocar la bata que se había caído parcialmente en ese primer choque. Se pone de espaldas, apoyado en la mesa de la cocina y mientras deja al descubierto su hombro izquierdo, veo como mueve su culito de un lado a otro, siguiendo el ritmo de la música. Con mi polla a punto de reventar dentro de mis calzoncillos y un poco húmedo ya, se vuelve a acercar y besándole el cuello mientras mis manos en un gesto de abrazo empiezan a recorrer todo su cuerpo, quitándole ya por fin, la bata, que cae al suelo. Me doy cuenta de que lleva unas braguitas negras, finas, transparentes, casi como un tipo tanga. Al bajar mis manos palpo su polla que aunque no debe ser muy grande, sí que está también firme y potente. Las palpaciones se vuelven cada vez más agresivas a la par que nos dejamos caer en el sofá, ahí intento abrirle el culo y empezar a tocar el área más sensible con los dedos, no tengo mucha experiencia pero la intuición me lleva por buen camino al empezar a escuchar sus cada vez más recurrentes e iniciales gemidos de placer. Se para aprovechando que estoy sentado y se pone de rodillas en perpendicular, en el sofá, y tras quitarme los pantalones veo que con fiereza se tira hacia mi polla en una mamada que jamás me habían hecho. Como lo disfruta, como si tuviese una técnica aprendida por cada tipo de polla… veo desde el espejo como lo hace, bien salivado, arriba y abajo, con la lengua, justo en tiempo en cada lugar para dejar que las sensaciones fluyan. A los diez minutos, y tras haberle parado porque estaba a punto de correrme, no puedo evitarlo y le digo que no pare, sabe que ha cogido el camino correcto y aunque me sabe mal mancharle el sofá porque se escapa alguna gota, casi toda mi corrida acaba en su cara y su boca, como si fuera una fuente y él un alegre sediento de leche.

    Tras un momento de reposo, mientras él se ducha yo me limpio con un kleenex, mientras sale de la ducha, sin ganas de irme, porque estoy cómodo y aquí no ha acabado la cosa, lo capta y me ofrece algo de comer. Mientras charlamos unos veinte minutos, yo desde el sofá, él desde la cocina, se acerca y cachondo por la situación, acerca su suave culito hacia mi como haciendo una especie de baile. Sin dudarlo y ya recuperado, le agarro y con mi polla otra vez en funcionamiento empieza a rozarse con su culito, cada vez más adentro… no entra así que poco a poco lo dilata, trae un lubricante, me pongo un condón hasta que ahora sí noto que entra y sale con una facilidad que da gusto. Ahora sí que empieza a gemir como una perra mientras yo borracho de vicio empiezo a empujar y a follar como si no hubiera un mañana, encantado de ponerme en el rol de dominante y de dueño. Mientras bombeo, mi boca va de nuevo a su cuello y mis manos desde su pecho otra vez hasta su polla, esta vez para empezar a pajear. Nunca había tocado una polla ajena, pero la sensación es cojonuda. Está calentita y húmeda a la vez. Cada vez grita más mientras también le tapo la boca y me suplica que continue. Paramos un momento por la incomodidad del sofá y nos vamos hasta su habitación, nos tiramos en la cama y pruebo de rozar mi polla con la suya una vez me he quitado el condón para saber que se siente. Así, en posición del misionero, él con las piernas abiertas, se abre para recibirme de nuevo, y mientras me pongo un condón nuevo no dudo en ir para allá. Otra vez, qué placer… la noche se sucede así, entre descanso y bombeo, probando cosas nuevas… en uno de esos bombeos, él apenas sin tocarse la polla, veo como se corre…

    Pasan un par de horas y tras correrme otra vez, destrozado, me pego una ducha y me despido.

    Y mientras me despido en mi fantasía le cuelgo, con ganas de vivir y sabiendo que todo esto podrá ocurrir una vez se venza a este maldito virus. Viva la vida!

  3. Alex dijo:

    Hola, soy un joven versátil tirando a pasivo, 180, 67kg, moreno, buen culo, amable y buen rollo, ah y 20 años. Me gustaría saber conocer a alguien de buen rollo, y cuando acabe todo esto, ir a alguna playa o bosque en coche y ahí comérsela. Estar muy de buen rollo.

    Aquí dejo mi correo de contacto: platanicoo98@gmail.com

  4. Que noche... dijo:

    Hola.
    Hace días estaba pensando en hacer este relato que juro por todo lo que existe que no tiene un ápice de invento, al contrario, no podre contar nunca la realidad que dusfrute.
    Tengo 49 años, soy muy limpio , fui casado dos veces pero desde hace mucho me considero gay, pasivo, buen rabo y culito limpiecito y depiladito. Vivo solo, he puesto algún que otro anuncio en esta página y en pasion. De esta última hace dias me escribió un chico que se decía era muy vicioso y lechero, lo que dicen todos. Nos escribimos varias veces pero nada. Hace unas semanas, me escribe sobre la 1.30 de la madrugada y me dice que si quiero coge un taxi y viene a mi casa. Yo quería claro esta pero me daba cierto temor, primero pq es mi casa y después pq tenía popper y María y yo nunca he usado nada, después de dudar le dije que si pq me envio su foto de cara y eso me pareció muy sincero. No soy CD ni trasvesti pero me gustan las braguitas y alguna vez alguna media, me pidió me vistiera asi y lo esperara. Y así lo hice.
    Desde que llegó nos morreamos. le quité despacio su ropa y no se en que momento ya tenía durísima la polla de 20 cm, gorda y preciosa, muy limpio y guapo, al menos para mi, le comí el rabo bien despacio, huevos, un culazo limpiecito y depiladito. Me puso en cuatro, me separo las braguitas y me dio una comida de culo que yo pensé era impresionante, que va, las siguientes serían mejor. Comenzó a ensalivarme el culito que hacia tiempo no era follado, pensé me doleria, me la fue metiendo muy suave, como un maestro, cuando me di cuenta ya tenía ese pollon dentro completamente, haciéndome rabiar y retorcerme de placer, soy de gemir como putita.
    Lo que vino después no se como describirlo pq sería interminable, les puedo jurar que estuvo hasta las 5.00 am dándome rabo, su especialidad era sacarla y meterla suave, eso me ponía malita, de cuando en vez me ponía en el sofa, en el piso, a cada momento su poder, su porro de María hacia que su rabo no se aflojara nunca, ah y su cerveza, nunca había visto nadie tan vicioso a un culito ni yo sabía que podía ser tan viciosa a un rabo. Me sentaba encima de su tranca, me hacía la cucharadita y me besaba, me ponía en cuatro, de frente, me corrí tres veces sin tocarme y el nada, a las 5.00 am se corrió por primera vez en mi boca, vaya corrida, vaya leche caliente y rica.
    Se tiró en la cama, lo tape con la frazada, yo me puse de espaldas a el, yo en braguitas, el en pelotas, no pasaron 25 minutos y ya tenía el rabo duro de nuevo y yo así mismo lo cogí y me lo metí hasta los cojones, volvió a encender la luz y me puso en cuatro, en la esquina de la cama les juro no recuerdo follada igual, diez o doce minutos sin parar, gozando mi culito a tope y yo ni se diga, me lleno el culito de leche en tal cantidad que derramo sobre mis pies, yo quede exhausto. Pensé que el tb, volvió a acostarse. No quiero ser canson, pero sobre 6.30 am repite la dosis y la tercera clavada fue épica, ya no podía más pero pude, jjjjjj.
    Al terminar, se ducho, le hice su café y se fue.
    Juro nunca había visto a nadie tan vicioso,

  5. manuel dijo:

    Yo casado 49, si alguien quiere charlar un rato, de algunas experiencias o de lo dificil que se hace a veces, llevarlo, cuando la cabeza y el corazon se contradicen, yo por si fuera poco, estoy coladito, por mi mejor amigo y es el anticristo de esto. lo duro que es tenerlo a un metro desnudo en un vestuario y solo poder mirar, y no poder decir nada por miedo. yo al principio me sentia como un bitxo raro, que igual lo soy, pero me he dado cuenta que somos muchos, un saludo

  6. skype dijo:

    alguien para morbo via skype ya que estamos en casa?

  7. Pablo dijo:

    Hola, viendo lo que está ocurriendo, que no es broma y comprobando que la actividad en la página está más tranquila,
    Os invito a charlar vía mail o whatsapp para llevar mejor el calentón con imaginación al poder.Slds y ánimo.
    pasarbuen@gmail.com

  8. Igual que tu. dijo:

    Yo casado 53. Si te interesa dime algo. andres55@criptext.com

  9. Casado53 dijo:

    Hols a todos pues yo quiero contaros esto tengo 52 años casado pero siempre fantaseo con tios pero no me atrevo por verguenza miedo no se pero no dejo de pensar en hacer sexo oral a un tio y a ver que se siente y lo que surja hay alguien en esta misma situacion para hablsrlo etc gracias

  10. Alex dijo:

    Hola a todos yo joven, versátil (más pasivo) busco a alguien a quien le mole hacer un relato y llevarlo a cabo. Soy de buen ver, educado, 20 años, me mola tragar y que me traten como putita (siempre desde el respeto)
    platanicoo98@gmail.com

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s